Buscar

Importancia de reflexionar en las lecciones del día a día....

Actualizado: 5 abr 2021

He pasado junto al campo del perezoso, y junto a la viña del hombre falto de entendimiento, y he aquí, estaba todo lleno de cardos, su superficie cubierto de ortigas, y su cerca de piedras derribada. Cuando lo vi, reflexioné sobre ello; miré, y recibí instrucción.

Proverbios 24.30–32 Hay lecciones que nos da el día a día en la cuáles debemos sacar un buen aprendizaje para nuestra vida. Cuantas personas van por la vida como si no aprendieran nada, no meditan ni reflexionan sobre nada. Muchos que observan las enseñanzas de la vida, regularmente los hacen para criticar, mostrar su resignación a la vida y para continuar como que no han recibido ninguna información. En verso de hoy, otra traducción dice que «guardó en su corazón lo observado». Es que no ignoró la enseñanza, trató de descifrar el significado que tenía el triste cuadro que había contemplado. Intentó ver más allá de lo visible, para entender los principios de vida que delataban esa escena de deterioro. Esas lecciones no están a la vista de los que pasan por la vida apurados, concentrados solamente en sus cosas. Se pueden discernir cuando uno añade al proceso de observación un riguroso ejercicio de reflexión. Gracias a Dios, esta reflexión dio fruto y recibió «instrucción». Lo que tenemos alrededor puede brindarnos valiosas lecciones para nuestro propio andar, y es este el verdadero valor de ser observador. El reflexionar nos libra de simplemente menear la cabeza frente a la falta de responsabilidad de los políticos, la falta de consciencia de nuestras gentes o de darle rienda suelta a las críticas que no edifican ni aportan nada a la situación. La reflexión bien llevada puede ser una actividad sumamente provechosa, cuando busca aprender de las variadas situaciones que nos presenta la vida. Este es un tema importante en el libro de Proverbios. En el primer capítulo, el autor señala que «la sabiduría clama en las calles, en las plazas alza su voz; clama en las esquinas de las calles concurridas; a la entrada de las puertas de la ciudad pronuncia sus discursos» (1.20–21) Los lugares que se mencionan son: -la calle, las plazas, las esquinas y las puertas de la ciudad- son aquellos lugares donde se llevaban a cabo las actividades de la vida cotidiana. Es allí donde la persona puede descubrir muchas lecciones valiosas para la vida, que es la esencia de lo que significa ser sabio. Es un error creer que solamente se aprende dentro del marco de un aula o asistiendo a algún evento especializado en un tema. La sabiduría está a disposición de todos los que tienen ojos para ver y un corazón dispuesto a meditar en lo que ven a su alrededor. La palabra de Dios dice: Que Dios habla de muchas maneras. Tal vez en varios momentos, Dios ha querido enseñarte lo que es mejor para ti pero tú vas tan rápido en la vida que no has tenido tiempo para reflexionar en el deseo de Dios para ti. Si hoy estás viviendo las consecuencias de tus malas decisiones. Te tengo buenas noticias, Dios quiere ayudarte. Arrepiéntete y regresa al deseo de Dios para tu vida. Bendiciones, Diómedes Franco

14 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo